viernes, febrero 28

Book covers (5) – The whisper

Ha pasado tiempo desde que actualicé esta sección, poco más de 5 meses así que ya va siendo hora de que me ponga con ella en forma. La protagonista de esta vez es la portada de The whisper la continuación de El rugido que recientemente me he enterado de que ya está publicada en inglés -desde el 2012- pero que no hay planes de tenerla en español; no es la más bonita de todas, si bien sigue la línea de la primera portada original no se salva de ser fea.

El fuego detrás de la esfera se ve de lo más ficticio, al igual que el pedazo de muro de ladrillo abajo del título. El fondo con los objetos no combinan, un photoshop muy mal hecho, es un copipaist de lo más descarado. No sé que pinta la esfera en todo el rollo pero en lugar de metal parece hecha de concreto. La fuente no es linda, no me gusta y mucho menos con ese efecto de desplazamiento que está mal camuflado con la luz de la esfera/concreto.
*Amplíen y lloren*
De estar disponible en mi país la edición original, pasaría de ella así le tenga muchas ganas a la secuela. Y por la misma línea va la portada original del primer libro.

¿Qué opinan? Disparen comentarios que soy toda ojos.

martes, febrero 25

Ten things we did (and probably shouldn't have) – Sarah Mlynowski

2 girls + 3 guys + 1 house - parents = 10 things April and her friends did that they (definitely, maybe, probably) shouldn't have.
If given the opportunity, what sixteen-year-old wouldn't jump at the chance to move in with a friend and live parent-free? Although maybe "opportunity" isn't the right word, since April had to tell her dad a tiny little untruth to make it happen (see #1: "Lied to Our Parents"). But she and her housemate Vi are totally responsible and able to take care of themselves. How they ended up "Skipping School" (#3), "Throwing a Crazy Party" (#8), "Buying a Hot Tub" (#4), and, um, "Harboring a Fugitive" (#7) at all is kind of a mystery to them.

Sarah Mlynowski  9780061701245  HarperTeen  368 páginas


No esperaba mucho del libro al ser de literatura juvenil pero he de admitir que es asombroso, en el buen sentido. Ten things we did es un libro que esconde una historia real con personajes del común que te atrapa desde el primer capítulo. Su lectura es muy ágil y deja un buen sabor de boca, si bien me he podido oler parte del final debo admitir que una que otra cosilla me ha sorprendido.

April es una protagonista como cualquier otra, una chica de 16 años confundida, con ganas de gozar la vida al máximo y con miedo a que su entorno cambie de buenas a primeras; es éste último punto el que le da vida a la novela, le da el sentido. Me ha gustado mucho que la chica se muestre tal como es, no se camufla debajo de una capa de indiferencia ni torpeza, por todo lo contrario, tiene una personalidad que me encanta y con la cual me sentí identificada en varias ocasiones.

Pero el personaje que más me ha encantado, por mucho, es una de sus mejores amigas, Vi; la chica es tan original e independiente, pero al mismo tiempo posee inseguridades. Un personaje más que real con el que me vi riendo con cada uno de sus comentarios.

Los personajes de Mlynowski son únicos, cada uno posee sus propias virtudes, defectos y manías; cada personaje posee su propósito, ninguno ha quedado de lado ni se ha mencionado para meter trama, incluso los personajes secundarios logran tener sus 15 minutos de fama durante la novela. Algunos me gustaron, otros no tanto, pero ya es cuestión de personalidad; por lo menos Hudson me encantó desde su primera aparición, llámenme lo que quieran pero el hombre tiene lo suyo; así como Noah me cayó peor que un dolor de ojo, cosas de personalidad creo yo, pero al final el chico resultó ser tal y como lo esperaba.

El amor que narra la autora está más que trillado, no sorprende pero sí que destaca por su realismo. No sucede de un día para otro sino que va trasformando una atracción física en ese sentimiento tan profundo y delicado. La pareja final me la veía venir desde un principio pero igual me ha gustado, demuestran estar hechos el uno para el otro.

Las situaciones que se narran en el libro son muy divertidas, lo que hace que la lectura sea muy amena. Me ha gustado mucho la forma en que se dividen los capítulos en las 10 cosas que no debieron hacer las protagonistas, aunque bien pudieron hacer más locuras a mi parecer, se ha quedado un poco corta la autora con el tema de no padres en un ambiente adolescente. Igual me ha gustado el grado de madurez que demuestran April y Vi no haciendo todas las locuras que yo imaginaba si no hubiera tenido padres a esa edad.

Ten things we did es un libro entretenido y fluido, no me esperaba mucho pero he de admitir que me asombró para bien. Mlynowski, además de tener un apellido impronunciable, tiene una facilidad para atraparte en la historia y crear personajes del común que se desenvuelven en historias más que reales, me ha gustado mucho su estilo desenfadado.

viernes, febrero 21

Otaku time (4) – Boys before flowers (dorama)

*Las palabras en negrilla morada han sido agregadas al diccionario*
Los dramas orientales, también conocidos como doramas, no eran de mi agrado en el pasado, más que nada porque la actuación oriental no me parecía real, más bien sentía que era forzada y muy melodramática; pero las vacaciones y la oferta de ellos en Netflix ha hecho que caiga en la tentación, he visto unos cuantos pero en esta ocasión sólo les presento uno.
*No sé preocupen por no saber pronunciar los nombres, yo tampoco pude con muchos de ellos y me he rendido*

Boys before flowers
Todo comienza en la escuela Shinhwa, un instituto educativo hecho para los chicos de las familias mas privilegiadas de corea, donde Jan Di hija de un tintorero con personalidad fuerte y alegre, reparte a domicilio la ropa de uno de los estudiante de Shinhwa, justo en este momento se da cuenta que su cliente esta a punto de suicidarse por causa de Goo Jun Pyo, Yoon Ji Hoo, So Yi Jeong y Song Woo Bin cuatro chicos que conforman los F4, un grupo que abusa de su poder maltratando a los demás estudiante pasando por encima de maestros y directores, Jan Di justo en el momento en el que este de va a suicidar lo rescata y se hace una noticia nacional, para evitar problemas con el instituto Shinhwa le dan una beca a Jan Di aunque al principio no acepta termina entrando obligada por sus padres para conseguir mejores oportunidades de vida.
Al entrar se encuentra con que muchos de los estudiantes son maltratados por los F4, dándoles la tarjeta roja, el permiso para poder maltratarlos tanto física como mentalmente por todos los estudiantes en especial por Go Jun Pyo, con quien Geum Jan Di se enfrenta y avergüenza convirtiéndose así en la primera chica en recibir la tarjeta roja haciendo su vida miserable, durante el tiempo que pasa se da cuenta de que no todos los F4 son iguales y se enamora de Ji Hoo, mientras que Go Jun Pyo va desarrollando sentimientos fuertes por Jan Di haciendo de ella su primer amor, intentando conquistarla mientras que ella aún siente algo por por Ji Hoo, convirtiéndose esto en un triangulo amoroso que se va desatando al pasar el tiempo. Pero Ji Hoo se enamora de una modelo y ella en poco tiempo se va del pais y Ji Hoo la sigue después se regresa porque se entera de que se casa y justo en el momento que se regresó Go Jun Pyo está anunciando que Geum Jan Di es su novia.

25 episodios
Una vez vencí mi problema con los nombres coreanos, que hay unos que definitivamente no sé cómo se pronuncian, me enganché a la historia, la menos durante 10 episodios, luego no sé cómo le hice para terminarlo, bueno el buenorro de Kim Bum tuvo mucho que ver (el que tiene el traje a cuadros).

El drama encapsula la típica historia de chica pobre que entra en academia rica debido a una beca, allí demostrará que el dinero no hace a una persona a través de una serie de enfrentamientos contra el más rico de la escuela que terminará en una relación amorosa de ésta con él, no sin antes pasar por la desaprobación de los padres del chico rico y uno que otro problemita de estatus social. Sí, lo más tópico túpico que pueda existir, pero en los primeros capítulos tenía potencial, lo juro, pero luego todo se fue al caño.

Geum Jan Di es una chica valiente que necesita aprender a dejar de gritar cada cinco segundos; vale, que te defiendes muy bien del abusón de Jun Pyo y su séquito, pero ¿tienes que estar gritando siempre? No sé tú, pero mi garganta ya estuviera irritada luego de dos capítulos. Su actitud gritona me dejo un dolor de cabeza y luego de que no se quedara con el que ella dice su alma gemela, decisión que no apoyo ni entiendo, me hizo cogerle fastidio. La chica después de unos capítulos tiene una actitud de víctima que no le va, llora cada minuto y se siente perdida cada segundo. También no entiendo porqué si me la presentan como pobre, luego de dos capítulos está vistiendo ropa fina -al menos así se ve- y unos tacones propios de modelos, también se le ve muy conforme a la vista de las maravillas que el dinero puede comprar, como si ella también fuera rica, un poco de asombro no haría mal.

Por su parte Jun Pyo es el típico chico rico que se cree mejor que los demás porque sus cuentas bancarias rebosan de dinero ajeno, entiéndase de los papás. Su actitud me sacó de quicio desde el principio y cuando pensé que iba a cambiar, que iba a demostrar ser un buen ser humano, resulto ser aún más malcriado que nunca, y ni crean que lo perdono al saber su pasado de abandono, hay un límite para ser un idiota con letras capitales con las personas. Mis facultades intelectuales no me permiten entender cómo Jan Di se decidió por él.

Kim Bum, muy bello él con flores
para mí *__*.
Al igual que con los libros es de esperar que una abandone algo si los protagonistas no gustan, pero teniendo a Kim Bum para deleitar la vista es de esperar que una sea cabezona y lo siga.

Pero también estaban personajes como Woo Bin y Ga Eul que le dan un poco de brillo. Por el primero puedo decir que era muy tierno, si hubieran desarrollado más su personaje estoy segura de que hubiera disfrutado mucho más el drama. La segunda es toda ternura e inocencia, me gustó que al final se ahondara en ella y su propia relación con los F4, sobretodo con el bello de Yi Jeong (Kim Bum).

Una de las principales razones por las que no me terminó de gustar el drama, a parte de los protagonistas, fue la manía de los chicos de "arreglar" a las chicas; vale, ellas no tienen tanto dinero como ustedes pero a su manera se pueden arreglar para ver bellas, no tienes porque ir a una tienda y tratarla como muñequita -vestirla, maquillarla y peinarla-; me ofendió de sobremanera esta actitud por parte de los chicos, es decir que si no tengo dinero no puedo ser bella ni hermosa, que absurdo.

También está la extensión del mismo, 25 capítulos te hace pensar en una trama más que enredada pero no es así, hay capítulos que sinceramente no aportaron nada a la trama principal, que le podrías haber quitado unos buenos 30 minutos -porque cada uno dura 1 hora completa- y no se afectaba en nada el desarrollo. Me demoré una eternidad en terminarlo, al final me obligué a hacerlo solo porque quería saber más de Ga Eul y Yi Jeong, que las demás parejas se pueden ir al rinconcito más oscuro y pequeño de Corea.

Otra cosilla que me ha molestado es la constante demostración de dinero por parte de los F4, ya sé que ustedes tienen dinero hasta para botar pero ¿es necesario que me lo refrieguen en la cara? Creo que el asunto pudo haber sido tratado de otra manera, una menos molesta.

El amor que me presentan entre Jan Di y Jun Pyo no me parece real, aún cuando se va desarrollando conforme pasan los capítulos no me convence en lo más mínimo, es cómo si se hubieran enamorado porque así se esperaba no porque ellos lo sintieran; más real me parece la atracción que hubo inicialmente entre ella y Ji Hoo.

Con protagonistas insufribles, amor irreal y situaciones de más, Boys before flowers no fue el mejor inicio en el mundo de los doramas.

martes, febrero 18

Orgullo y prejuicio – Jane Austen

Jane Austen perfila una galería de personajes que conforman un perfecto y sutil retrato de época: las peripecias de una dama empeñada en casar a sus hijas con el mejor partido de la región, los vaivenes sentimentales de las hermanas, el oportunismo de un clérigo adulador... El trazado de los caracteres y el análisis de las relaciones humanas sometidas a un rígido código de costumbres, elementos esenciales en la narrativa de la autora, alcanzan en este título cotas de maestría insuperable.
Jane Austen  9789588611648  Debolsillo  440 páginas





Juzgar un clásico requiere ser cuidadoso y poseer paciencia, mucha paciencia; en parte porque hay una razón irrefutable por la cual son apreciados mundialmente, además se deben tener en cuenta los gustos del lector de turno. Aplicando lo anterior a mi persona, una amante empedernida de la fantasía literaria, leer no ficción es una tarea cuesta arriba, pero que en varias ocasiones viene con una recompensa muy buena, y este es el caso de Orgullo y prejuicio.

Lo empecé con buena disposición, sabía que me iba a encontrar gracias a la película del 2005, y en parte me ha gustado, mucho, pero me he cansado con tanta descripción detallada de lugares que en mi vida veré y de menciones a una moneda que no entiendo. Pero luego de afrontar con buen píe estos puntos la lectura se hace muy amena.

Lizzie Bennet es un personaje con el que conecté fácilmente, en gran medida por su forma tan diferente de ver el mundo para la época en que vive, pero también puedo mencionar que me ha encantado su forma de ser tan orgullosa y sus comentarios tan mordaces. Disfruté como niña chiquita con cada uno de sus diálogos y las pullas que le lanzaba a Darcy.

Darcy es un hombre que llama la atención desde su primera aparición, bien por su porte elegante o por la frialdad con la que trata a cada uno de los personajes, incluidos sus más allegados. Ha sido el personaje con el que más he sentido un cambio, el Darcy del inicio es por mucho diferente al Darcy del final, y eso me encanta, el personaje evoluciona de una manera tan sutil pero a la vez clara que enamora. Me ha encantado su forma de ser tan llena de prejuicios pero leal a sus amigos y creencias, amé la forma en que declaró su amor sin tapujos y amé aún más conocer el lado cálido de su persona.

Cada uno de los personajes de Austen brillan con personalidad propia, desde la desvergonzada Kitty hasta la venenosa Caroline. Dejando de lado los principales, el personaje que más me ha gustado ver es a Bingley, que es por mucho muy diferente al de la película, porque ha sido un personaje muy tierno y, contrario a la impresión que pueda dar al inicio, decidido y con ideas propias que valora en sobremanera la opinión de sus amigos. También amé a Jane, con su inocencia casi rayando en la ingenuidad, me gusta su forma de ver sólo lo bueno de las personas todo el tiempo.

La forma en que Austen trabaja el amor es más que maravillosa, sabía lo que iba a suceder pero no por ello dejé de asombrarme con la carta de Darcy, dejé de sentir escalofríos con cada una de sus declaraciones de amor, no por ello dejé de sentir una ternura infinita luego de leer cómo Lizzie va cambiando su corazón. El amor que me presenta Austen, trabajado a lo largo de todo el libro, me parece de lo más real y encantador, leerlo hace que una desee un amor así.

Orgullo y prejuicio ha sido un libro genial, que si bien se me hizo un poco cuesta arriba la lectura en cuanto a descripción, los personajes lograron maravillarme. Estoy segura de que no será el último libro de Austen que lea.

viernes, febrero 14

Experiencias Libreras (8) – Del por qué leo en inglés

Hace ya un tiempo me sincere con ustedes al admitir que descargo ilegalmente libros en la internet, ahora vengo a sincerarme nuevamente al contarles el por qué tome la decisión que más de un bloguero ha hecho, leer en inglés.

Hasta hace algún tiempo me resistía a leer libros en su idioma original, si bien ya leía mangas y veía series, más que nada por mi gran amiga la pereza; pero como buena ingeniera en formación que soy pasé a utilizar mi cerebro racionalmente y sopese mis beneficios, empecé con un libro corto que no se encontraba por ese entonces en mi país, The perks of being a wallflower, y, aunque fue un poco duro al principio, logré engancharme a la lectura.

Con este primer paso logré darme cuenta de lo que me perdía al no aceptar completamente que el inglés es mi segunda lengua, pero también me ha puesto a pensar en lo impensable: Dejar de leer en español. Si me sincero, no quiero hacerlo, pero a veces tengo la sensación de que me irá mejor leyendo en inglés que seguir apostándole a las editoriales de habla española. Entiendo que es necesario vender, pero ¿podrían no pasar por encima de mis derechos como lectora? Merezco un libro bueno y no sólo un best-seller, merezco saber que hay más allá de vampiros con complejo de bailarinas chispeantes, merezco tener en mis manos un libro que juega con mis emociones, merezco una saga de libros que me rompa el corazón... Merezco tantas cosas como lectora, cosas que la literatura en español con frecuencia no puede darme.

Sin querer divagar más pasó a las razones de peso por las cuales estoy engañando al español con su hermano el inglés. De antemano digo que no me arrepiento de ponerle cuernos al querido Español, pero que Inglés es más seductor que ver una gota de chocolate en el abdomen de Downey Jr.

1. A mayor oferta mejor demanda.

Para nadie es un misterio que los países de habla hispana estamos siendo bombardeados con literatura inglesa (entiéndase procedente de USA e Inglaterra, no discrimines), más que nada con los libros que encabezan la lista de ventas o los que se piensa que tendrán buena acogida por una u otra razón.

Así pues es normal encontrar libros con autores algo rarillos y, a veces, impronunciables; y con estos autores vienen sus correspondientes traducciones, que dependiendo de la editorial y del propio encargado puede ser o no buena (tema del que hablaré en otra ocasión, por cierto), pero también puede o no ser adecuada.

Mi bilingüismo no sólo me abre puertas profesionalmente, sino también me las abre a nivel de lectura. Hace un año tuve la oportunidad de ir a Barnes & Noble, la famosa librería de USA, y quede encantada con la oferta de libros que tengo, además de la organización. Con esa visita me di cuenta de los pocos libros que se traen a los países de habla hispana sólo porque no consiguen venderse, o porque las editoriales lo creen así; nada más vean el caso de los libros de steam punk, son tan raros verlos en las librerías españolas como de raro es ver a un cerdo resolver una ecuación matemática.

Así que no siento remordimiento alguno al saber que mi wishlist en GoodReads tiene más libros en inglés que en español, no pestañeo al engañar a mi lengua nativa con mi segunda lengua, no dudo en dejar un libro en español si el inglés me promete mayor diversión. A mayor oferta mejor demanda tendrán por mi parte, si puedo obtener jugosas manzanas ¿por qué quedarme con las semillas?

2. Los precios preciosos.

Vamos, que la diferencia del precio en idioma original y la traducción es un robo a mano armada en algunos casos, si no me crees entra ya mismo a Amazon y teclea el título de cualquier libro que se te ocurra, compáralo ahora con su correspondiente título en inglés, ¿ves la diferencia? Yo sí.

Un libro electrónico en inglés vale menos de 10 dólares, en algunas ocasiones menos de 2, pero los ebook en español no se bajan de los 15 y a veces más; lo que me parece un descaro total. Pero vámonos a lo que conocemos todos, el precio de un libro físico tapa blanda en inglés perfectamente es de 9 dólares -algunos cuestan más pero ya es cuestión de calidad de papel y demás insumos- y ese mismo libro en español se sube a 25 dólares o más -que he pagado por libros de más de 30 dólares en más de una ocasión-. Bien, sé lo que piensan, esta chica no está pensando en la aduana ni en los impuestos, vale que no pienso en ello porque no sé exactamente cuánto cuestan y no me gusta hablar de cosas que no sé, pero lo que sí sé es que nada, nada justifica que el precio de mi libro se vea triplicado y a veces hasta multiplicado por cuatro cuando se traduce.

También sé que los autores deben vivir y no sólo de pan, igual que los traductores, pero ¿es justo que yo no pueda comprar el libro por el precio desmedido que le ponen en español? No, no lo es y nunca lo será; que tengo derechos, queridos, y exijo que la lectura no se convierta en un lujo que no me pueda permitir.

Prefiero mil veces tener que apañármelas con el precio del envío, que en Amazon no es nada barato, que tener que seguir de tonta pagando por el mismo libros 20 dólares más de lo que me costaría mandarlo a traer.
Así pues, me he vuelto una lectora bilingüe que está orgullosa de serlo, así signifique mantener una doble relación, no me arrepiento de ponerle los cuernos a mi idioma original de vez en cuando. De que te engaño, te engaño Español, mi sensual Inglés es imposible de ignorar por más tiempo.

Apunten, preparen... ¡Disparen comentarios!

martes, febrero 11

Shut out – Kody Keplinger

Most high school sports teams have rivalries with other schools. At Hamilton High, it's a civil war: the football team versus the soccer team. And for her part,Lissa is sick of it. Her quarterback boyfriend, Randy, is always ditching her to go pick a fight with the soccer team or to prank their locker room. And on three separate occasions Randy's car has been egged while he and Lissa were inside, making out. She is done competing with a bunch of sweaty boys for her own boyfriend's attention
Then Lissa decides to end the rivalry once and for all: She and the other players' girlfriends go on a hookup strike. The boys won't get any action from them until the football and soccer teams make peace. What they don't count on is a new sort of rivalry: an impossible girls-against-boys showdown that hinges on who will cave to their libidos first. But what Lissa never sees coming is her own sexual tension with the leader of the boys, Cash Sterling...

Kody Keplinger  9780316175562  Poppy  273 páginas
Una historia sencilla llena de tópicos americanos que se basa en la vieja guerra de los sexos combinada con una violenta rivalidad entre equipos. No esperaba mucho, sólo una lectura rápida y eso fue lo que encontré.

Lissa es una chica que desarrolló paranoia luego de perder a su madre y ver a su padre condenado a una silla de ruedas por el resto de su vida debido a un accidente automovilístico, esta paranoia se basa principalmente en un sentimiento de querer tener todo bajo control, se siente perdida si no sabe qué sucederá a continuación. Este detalle de su personalidad me ha gustado mucho porque la hace más real, claro que en algunos momentos logramos chocar debido a esto; también he de admitir que hacia el final del libro me hubiera gustado zarandearla un poco para que dejara de ver problemas donde no los hay y madurara un poco, pero aún así me ha gustado como protagonista.

La rivalidad entre equipos es muy peculiar debido a que pertenecen a la misma escuela, el equipo de fútbol y el de fútbol americano no se soportan y la razón detrás de ello es, a mi parecer, bastante simple y sin importancia. Ha pasado de ser muestras de vandalismo menor -insultos durante el almuerzo y uno que otro problema entre un parabrisas y un huevo- a un vandalismo mayor -lesiones que impiden jugar-; lo que demuestra la poca tolerancia que practican los adolescentes, además de la envidia.

Me ha gustado mucho la idea inicial que tiene nuestra protagonista para acabar con la rivalidad entre equipos, una manera muy divertida y original de conseguir que la razón se imponga entre tanda intolerancia e inmadurez. Pero lo que si no me ha gustado es el cambio drástico que tiene la misma hacia el final del libro por culpa de la protagonista tan corta de miras e inmadura; una idea original y admirable termina siendo una excusa para enfadar al chico que te ha rechazado, no conviertas algo digno de admirar en tu venganza personal.
"You know," I said quietly, "I don't think normal exists."
Las carcajadas no se hicieron esperar en este libro, los diálogos desenfadados de Lissa y Chloe son divertidos e inusuales; sobretodo ésta última es muy divertida, me hubiera gustado conocer más de ella aparte de su posición ante el sexo.

El triángulo amoroso que se huele desde el inicio del libro no se hace rogar, si bien yo no lo catalogaría como tal porque Richie no me inspiró amor, más bien sentía que el hombre sólo buscaba sexo en Lissa y demostré este punto en la forma tan rastrera que se comportó. En cambio Chad sí que me inspiró amor y ternura, me gustaba leer las partes donde aparecía y me agradó todavía más conocer su situación. 

Keplinger tiene una manera sutil de tratar el tema del sexo sin que se note forzado, es tan natural la introducción de este tema en sus novelas que me gusta mucho. En The duff se hace más palpable la cosa, pero aquí, en Shut out, aún cuando es en cierto modo el protagonista, no se siente de la misma forma porque en lugar de presentar el acto se presentan dudas sobre éste, como ¿esta bien que espere hasta estar preparada? ¿Si me gusta el sexo soy una zorra? ¿Si no me gusta soy una mojigata? entre muchas otras. Estas dudas se ven representadas en cada una de las chicas que se une a la huelga, con las cuales me pude identificar perfectamente.

Shut out es un libro divertido que te entretendrá durante toda la lectura, si bien no posee protagonistas entrañables y la trama es bastante común, merece ser leído.

viernes, febrero 7

Tardes de pelis (13) – LOL

Aprovechando las matiné de TNT y mis últimos días de vacaciones me puse cómoda en el sofá, cogí el bol de palomitas y le di al volumen del control. LOL no es una película que encante, tampoco te hará reflexionar, ni te hará pasar los mejores 97 minutos de tu vida, pero al menos cumplirá su objetivo: entretención; a medias, pero lo cumple.

En un mundo cada vez más conectado por YouTube, iTunes, Twitter y Facebook, Lola (Miley Cyrus) y sus amigos se enfrentan a las presiones de la amistad y los romances del instituto mientras lidian con sus padres, muchas veces sobreprotectores y tecnológicamente desorientados. Cuando la madre de Lola, Anne (Demi Moore), “accidentalmente” lee el picante diario de su hija adolescente, se da cuenta de que los problemas de comunicación que hay entre ellas son mayores de lo que imaginaba. LOL está llena de divertidos y emotivos momentos que viven madre e hija y es una historia auténtica que refleja perfectamente la sociedad actual.
Lola es la típica chica de 17 años de la época actual, con millones de dudas sobre lo que debe hacer y lo que no, que guarda secretos a sus padres y que no sabe cuándo y con quién perder la virginidad. El personaje es bastante simple, no agrada ni desagrada, y las situaciones que vive son tan del común que, si bien entretienen, pasar toda la película sentada pendiente de su vida se hace un poco aburrido.

Me ha gustado la lista de reproducción de la película, he conocido nuevas canciones y he visto nuevas versiones de otras no tan viejas. Las canciones están bien ubicadas y logran conectar muy bien con la escena. La actuación de Cyrus es la típica antes de que demostrara su verdadera personalidad, así es como me gustaba y como pretendo recordarla.

Lo que no me ha gustado de la película es el montón de temas que se tocan: sexo, drogas, descontrol adolescente, mentiras, secretos, bullying, redes sociales, amor, amistad. Son demasiados y ninguno tiene su desarrollo, me quedé muy fría en todos porque no se les da cierre; intentan tener una película que trate de temas del momento pero se sobrecargaron de ellos y no han sabido que hacer, es como si hubieran escogido los temas al azar, los hubieran atado y pretendido que es una película. Bien podrían haber tomado sólo dos o tres y haber obtenido una película que te haga reflexionar, pero lo que han logrado es más bien un capítulo de una serie aburrida que trate del hoy en día en lugar de una película.

LOL te entretendrá por momentos pero bien podrías no verla, no aporta nada nuevo a tu vida ni te deja reflexiones. Es una película que mezcla muchos argumentos y no desarrolla ninguno, te deja fría en cuanto a emociones y, aunque cumple lo que promete, deja mucho que desear.

martes, febrero 4

Resumen de lecturas Enero 2014

En un principio hacía la entrada repleta de texto, bastante molesta de leer y escribir en algunas ocasiones, así que desde ahora he decidido darle un cambio, presentaré mis lecturas del mes con una imagen en mosaico y hablaré un poco de cada una.
  • Peter pan – J. M. Barrie
    Un libro maravilloso y mágico que no me dejó indiferente, ha cambiado mi forma de leer y apreciar los libros. Un excelente comienzo de año. Reseña
  • Buenas vibraciones – Lisa Kleypas
    Primer libro de romántica que leo y me gustó, aunque ahora con cabeza plana logro encontrarle más errores de los que mencioné en su reseña me sigue gustando igual. Reseña.
  • El hobbit – J. R. R. Tolkien
    De no ser por la lectura conjunta de Nina creo que nunca me hubiera animado a leer completamente el libro que me ha dejado deslumbrada. Es una historia bellamente narrada que siempre tendrá un lugar en mi estantería y el corazón. Reseña.
  • Shout out – Kody Keplinger
    Lo compré justo con The duff y me ha gustado igual, son historias sencillitas llenas de temas americanos que no tienen mucho fondo. La protagonista es un poco obsesiva para mi gusto y el libro bastante predecible, aún así logró cumplir su objetivo de entretención. Próximamente reseña.
  • El temor de un hombre sabio – Patrick RothfussEl libro me ha encantado y me ha hecho fangirlear en más de una ocasión. Rothfuss es el amo de las historias y los personajes. Amo a Kvothe en todos los sentidos, incluso su falta de modestia. Estoy esperando mucho la última parte de la trilogía. Próximamente reseña.
  • El ladrón del rayo – Rick RiordanSólo debo decir que debí haber escuchado a Nina antes. Guapa, si estás leyendo esto te digo que serás mi consejera en lecturas, la próxima vez que no sepa que leer iré directo a ti, porque le has atinado, el libro es genial y te engancha a las pocas páginas ¡Quiero los otros libros de la serie! Próximamente reseña.
Enero fue un mes plagado de buenas lecturas, empecé el año con buen píe y espero que siga así un tiempo más. ¿Qué leeré en Febrero? No sé, en parte por la carga académica y también se debe a que no soy de las que planea sus lecturas, simplemente cogeré lo que me apetezca de la pila de pendientes.

Mejor: El temor de un hombre sabio, no tengo que decir por qué ya lo verán en su reseña.
Peor: Shout out, fue la más normalita de todas.

¿Qué tal fue su inicio de año?