sábado, junio 11

Beautiful bastard – Christina Lauren


Chloe Mills se ha relacionado con los Ryan desde que era una mocosa, así que cuando necesita una beca para finalizar su tesis en empresariales enseguida recurre a la compañía Ryan Media. Lo que no se imaginaba es que tendría que trabajar para Bennett, el atractivo hijo de los Ryan, que se comporta como un perfecto imbécil con Chloe… hasta que una tarde, repasando una presentación, acaban sucumbiendo a la pasión encima de la mesa de reuniones. Tratando de mantener el equilibrio entre la profesionalidad y la lujuria, descubrirán con pavor que no es sólo sexo lo que les une: están perdidamente enamorados. Pero todo es tan complicado… y los continuos malentendidos a los que tienen que enfrentarse no van a facilitarles nada la tarea...
Christina Lauren  9788415725404  Random  272 páginas  Serie Beautiful bastard 
Serie Beautiful bastard
1. Beautiful bastard
2. Beautiful stranger
3. Beautiful player
4. Beautiful secret
5. Beautiful

Beautiful bastard es un libro que llevaba tiempo en mi lista de deseos, varios de mis blogs de cabecera lo ponían bien –una media de tres de cinco–, y como no me está yendo muy bien con mi lectura actual de Ransom Riggs decidí darle una oportunidad a este libro de romántica que se veía ligero, perfecto para tomar un segundo aire y así terminar Miss Peregrine's home for peculiar children de una vez por todas.

En sí el libro no tiene mucha trama, de hecho para algunos la trama es inexistente. Yo sí que vi un pequeño hilo argumental donde Chloe Mills es una brillante estudiante de último año en un máster relacionado con negocios (realmente no se especifica mucho más allá de que es un máster) que trabaja en Ryan Media bajo las ordenes de Bennett Ryan, un gilipollas con letras mayúsculas. Y poco más de eso es lo que sucede, realmente las autoras se han centrado más en “desarrollar” la relación entre esos dos que en ambientar la historia, y digo desarrollar entre comillas porque son más las escenas de sexo que las escenas donde hablan con el corazón en la mano.

No tengo problemas con leer un libro erótico puro y duro, como me parece que es Beautiful bastard, siempre y cuando esté muy bien narrado y se centre en situaciones reales –a reales me refiero que no sea de esas escenas de película porno barata donde la chica se acuesta con el repartidor de pizza porque no tiene dinero para pagar–; por ello es que este libro me ha gustado más de lo que esperaba, la forma en que las autoras decidieron contar la historia, por medio de los pensamientos de Chloe y Bennett, me ha fascinado porque me permitió conocer más a fondo a los personajes y creérmelos, creerme su historia de amor. Por su parte, las escenas de sexo son factibles si te paras a pensar en ellas, incluso la primera –la cual he leído que a muchos les parece de lo más anormal, no entiendo por qué–, y están tan bien narradas que lograron subirme los colores en más de una ocasión.

Chloe es un personaje que me asombro mucho. Como ya saben, tengo poco recorrido en esto de la romántica adulta así que sólo tenía como precedentes protagónicos a chicas un poco inmaduras que sufrían un cambio de casi 180 grados al enfrentarse a un chico guapo; pero Chloe es lo contrario, aún cuando su jefe está bueno como pan recién hecho, ella no cambia su forma de ser y comportarse, por el contrario es capaz de pararle el carro y plantarle cara como una igual. Me ha gustado mucho su personalidad, aunque un poco drama queen me ha parecido con una escena hacía el final del libro, sé que necesitaban ese giro en la historia para que la relación entre ella y Ryan progresara pero creo que hubiera sido mejor abordarla de otro modo donde Chloe no terminara como una mujer neurótica.

Por su parte Bennett es un gilipollas en mayúsculas, no hay otra palabra –bueno, las hay pero muy subidas de tono– para describir a este hombre que es fan de azotar puertas y tratar a su asistente como una esclava. Perdí la compostura con Bennett porque está construido bajo la premisas de hombre dominante que me parecen irresistibles de vez en cuando, verlo luchar contra sus sentimientos y contra la personalidad de Chloe fue muy entretenido. Lo que más me ha gustado del personaje es que ha mantenido su esencia durante todo momento, incluso cuando dice las palabras mágicas al final del libro sigue siendo un gilipollas.

Beautiful bastard ha sido una lectura muy entretenida que me ha ayudado a desconectar. Tengo muchas ganas de saber que sucede en las demás entregas de la serie y de aventurarme con otros libros de Christina Lauren.